El Ministerio Público acusó a los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) Wilber Azuaje (22) y Edward Vuelta (21), además de Jonathan Velandria (30), por presuntamente solicitarle dinero a un hombre a cambio de no llevarlo detenido o cerrar el local comercial que frecuentaba.

La situación ocurrió el 20 de mayo de este año en horas de la tarde, en Altamira, municipio Chacao del estado Miranda.

Las fiscales 74° y auxiliar del Área Metropolitana de Caracas (AMC), Adriana Morales y Evelyn Andrades, respectivamente, acusaron a los dos funcionarios por el delito de extorsión agravada, y a Velandria por extorsión; adicionalmente, los tres fueron acusados por asociación para delinquir.

En el escrito, consignado ante el Tribunal 19° de Control del AMC, los fiscales requirieron la admisión de la acusación y las pruebas, así como el enjuiciamiento de los tres hombres.

También solicitaron que se mantenga la medida de privación de libertad dictada contra Azuaje, Vuelta y Velandria, quienes permanecen recluidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

El mencionado día, los efectivos del Cicpc y Velandria se presentaron en el establecimiento y preguntaron al hombre por la documentación del local. Este explicó que no era el propietario; sin embargo, le habrían pedido dinero a cambio de no cerrar el lugar o llevarlo detenido.

La víctima llamó inmediatamente a la Policía de Chacao, por lo que efectivos de ese organismo se presentaron en el sitio y detuvieron a Azuaje y a Vuelta; mientras que Velandria escapó, pero fue detenido ese mismo día por el Sebin. NP

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here