Un video que circula en redes muestra que el turista, de quien se desconoce el nombre, corrió para escapar y se metió a una casa de ladrillo. Mientras el animal lo acechaba desde afuera, otro mono corrió al interior de la edificación para vengarse de lo que le había hecho a su compañero.

Todo lo anterior ocurrió entre las risas de varias personas que se encontraban en el lugar.

Un empleado del templo aseguró que unas personas que estaban en la casa ayudaron a ahuyentar a los monos. Aún así, según Daily Mail, los animales alcanzaron a golpear y rasguñar al bromista tanto en la cara como en las manos.

 

PULZO

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here