La imagen de un perro paseando es verlo asomado por la ventana, mientras el viento le mueve los pelos. La lengua va afuera. ¿Pueden las mascotas ir de paseo? Pueden, pero hay varias condiciones y cuidados que se deben tener en cuenta.

Salir con el perro
Un perro tiene más posibilidades de adaptarse a los paseos. Ángela Vásquez, veterinaria de Pet Service, dice que disfrutan más que los gatos, aunque depende de la personalidad y de la raza.
Durante los viajes hay que hacer paradas para que tomen agua, se estiren y hagan sus deposiciones. Si son viajes largos, piense en una medicación para tranquilizarlos y, hace hincapié la veterinaria, no deben ser ni sedantes ni anestésicos, debido a que pueden generarse otros efectos. No son medicamentos para viajar, sino para casos especiales y bajo supervisión del médico. Recuerde que es importante que la medicación la haga el veterinario, que sabe y conoce a la mascota.
De todas maneras, viajar es costumbre. Los primeros paseos serán más difíciles que cuando el perro ya ha tenido varias salidas.
Es mejor el uso de guacal, sobre todo si el conductor va solo.

¿Llevar el gato a pasear?
Los gatos se estresan si hay una modificación de su entorno y rutina. La experta señala que la mayoría de las veces, y sobre todo si es un viaje corto, es mejor dejarlos en casa, con alguien que los cuide. Tampoco se trata de abandonarlos a su propio cuidado. Por más independientes que sean, necesitan su arena limpia, el cambio de comida y el agua fresca.
Si no hay de otra, y hay que viajar con ellos, durante el trayecto en carro deben permanecer en su guacal. Prefiera los de material duro. No vaya con las mascotas fuera de él, porque el estrés puede hacerlos comportar agresivamente, o distinto, y poner en riesgo la seguridad del viaje, causando incluso un choque.
A los felinos, sigue la médica veterinaria, no se aconseja bajarlos del vehículo, en tanto al ser más nerviosos la reacción puede ser escapar. Si los va a hidratar, cierre el carro. Además, añade ella, póngales la placa de identificación. Al estar en un lugar extraño, si se pierden, será más fácil encontrarlos.
Por supuesto, también depende de la personalidad, y de cómo se hayan acostumbrado desde que están bebés.
En la guía de comportamiento Felino de la Asociación americana de profesionales felinos de 2004 aconsejan que el gato tenga viajes regulares en el carro, empezando por unos cortos a lugares que no sean la veterinaria. Así el felino se irá sintiendo cómodo en el auto. Es más, si sabe que en un mes va a viajar, prepárelo para que no sea una sorpresa.
Mientras vaya en el vehículo, añaden en la guía, hábleles para que les genere tranquilidad. Ayuda darles recompensas, con sus golosinas especiales. No se preocupe, es normal que maúllen durante el recorrido.

Cuidados generales
Hay varias condiciones antes del viaje. La médica veterinaria indica que hay que revisar el estado de vacunación y de desparasitación. Tenga en cuenta que las normas varían si el viaje es nacional o internacional, y que según el país hay exigencias específicas.
Hay mascotas que se marean, así que hay que pensar en medicación, recetada por el veterinario. Ángela comenta que es recomendable el ayuno, para prepararse al vómito. Aunque eso depende de cada animal.
La hidratación y alimentación durante el viaje es según la duración de este y el sistema de transporte. Los guacales deben ser cómodos y permitirles movimiento.

Por MÓNICA QUINTERO RESTREPO

ELCOLOMBIANO

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here