Era uno de los lanzamientos más esperados. El anuncio hecho en enero sobre su disponibilidad en todo el mundo desde el 3 de marzo aumentó más la emoción entre los aficionados a los videojuegos. La fecha llegó y en todo el mundo millones se arremolinaron para tener una de las nuevas consolas Nintendo Switch.

Ha pasado una semana y El Comercio se contactó con tres especialistas de Colombia, México y el Perú para conocer cuáles son los aspectos negativos y positivos de la nueva apuesta. Pero también para saber si es que este nuevo intento posicionará a la Nintendo Switch como una seria competidora o repetirá el destino de su anterior Wii U.

—LAS RAZONES A FAVOR—

Empecemos por los aspectos más atractivos que ofrece esta consola. Lo más importante, la portabilidad.

“El diseño y su particular forma de uso son lo que la hace diferente al resto de consolas. Se le puede usar como una portátil o como consola de sobremesa. Eso, sumado a lo llamativo que son los controles, no solo en colores sino en su tecnología de vibración, han atraído a muchos compradores”, explica a El Comercio Edgar Medina, periodista de Tecnología del diario “El Tiempo” de Bogotá, de Colombia.

A entender del bloguero peruano Arturo Goga, la portabilidad es la clave. “En mi caso, se ajusta a mis necesidades porque estoy siempre en movimiento. He cambiado a una iPad Pro como máquina principal para trabajar donde esté. Por eso la Switch me permite jugar en cualquier lugar, en el momento disponible que tenga”, subraya.

Sin embargo, para el mexicano José Antonio Pontón, del sitio especializado Unocero.com, la consola le quedó a deber muchas cosas. “Lo mejor de la Switch es Zelda [The Legend of Zelda: Breath of the Wild]. Yo tenía muchas expectativas, pero se trata de una tableta de gama media, que solo es HD cuando ahora hasta los smartphones te ofrecen pantallas de mayor resolución. Sin dudas lo mejor, hasta ahora, es ese juego. Como siempre se dice, el software es el que ayuda a vender el hardware”, comentó a este Diario.

—LO QUE HAY PARA MEJORAR—

Los tres expertos coinciden en que el principal problema que enfrenta hoy esta consola es la poca variedad de juegos disponibles.

“Llega al mercado con unos 12 juegos, de los cuales solo el de Zelda y Bomberman son los más reconocibles. Se espera que el resto llegue en el transcurso del año”, explica Medina. Goga decidió la compra del equipo un día antes solo por las buenas reseñas que había leído sobre Zelda. “En realidad, si no eres fanático de ese juego, no tienes muchas razones para comprarlo”, indica el peruano.

“Es mejor esperar que salgan los juegos de Mario y algunos más para que valga la pena la consola. Pero debemos tener en cuenta que cada juego cuesta ente US$40 y US$60… es una inversión fuerte”, reflexiona el mexicano Pontón.

Aunque la batería de la consola dura unas tres o cuatro horas, un puerto USB tipo C permite conectarla con una batería externa. Sin embargo, la posición de este puerto hace complejo jugar con la consola apoyada sobre una mesa.

Todos coinciden en que, si pese a todo quiere comprarse esta consola, lo mejor es esperar hasta finales de este año.

EL COMERCIO

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.