Muchas parejas por defecto a utilizan la postura del perrito para el sexo anal. Sin embargo, esa no es la única opción. De hecho, usar una posición que a ella le de más control sobre la profundidad de tu penetración puede hacer que le sea más agradable.

Hay un movimiento, en particular, que le permite tomar el liderazgo en el tempo, ángulo y profundidad de tu pene, mientras que a ti te da un fácil acceso a su clítoris para complementar su estimulación.

Esa posición es conocida como“El Matterhorn” (sí, la montaña Alpina que en castellano llamamos El Cervino). Le da a tu pareja el control y ensancha sus caderas, haciéndolo más cómodo para su trasero. Asimismo junta ambos cuerpos más de lo que sería en estilo perrito.

CÓMO HACERLO

Apila almohadas (o cojines) una encima de otra delante de su pecho. Ella se inclinará sobre ellos con sus manos apoyadas encima de la pila. Su torso debe estar en un ángulo de 45 grados respecto la cama o el suelo y debe estar arrodillada con las piernas más separadas que la anchura de la cadera. Tu la penetrarás por detrás.

Sí, es muy similar al estilo perrito, pero estos ajustes clave ayudan a una mejor geometría de los cuerpo en su ajuste.

Esta posición permite a tu pareja mantener su cuerpo en un ángulo más directo, lo que le da el poder de balancearse hacia adelante y hacia atrás mientras presiona tu cuerpo contra el suyo.

 SUGERENCIAS ADICIONALES

Antes acaricia su ano para permitir que la cavidad anal se relaje y se dilate. Paralelamente, usa mucho lubricante y asegúrate de no hacerle daño con la penetración, has de tener su feedback: no tengas miedo de pedir que sea ella la que se acerque y guíe tu pene con su mano o tenga el control de lo rápido o profundo de la penetración.

Como hemos mencionado, esta posición también te permite estimular fácilmente su clítoris, para ayudarla a lograr un orgasmo mixto. Puedes hacerlo usando un vibrador o tus dedos.

MEANSHEALTH

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here