La edad no perdona. El cuerpo envejece, y si el ritmo y los hábitos han sorteado las proclamas saludables de practicar ejercicio, comer sano, no fumar y beber con moderación, el sablazo es aún mayor. A las mujeres les toca la menopausia. A los hombres, en muchos casos, la disfunción eréctil.

El 10% de los varones menores de 50 años, un 35% de los de entre 50 y 70 años y más del 50% de los mayores de 70 años sufre disfunción eréctil. No logran, de forma repetida, conseguir o mantener una erección lo suficientemente consistente como para tener una relación sexual con penetración satisfactoria.

Tan solo el 20% de hombres que sufre disfunción eréctil consulta su problema con un médico
Tan solo el 20% de hombres que sufre disfunción eréctil consulta su problema con un médico

Así define Pere Miret i Serra, director médico del área de Andrología de la Clínica Masculina Europea, una dolencia que en la gran mayoría de casos se vive en soledad. Con angustia y sin acudir a los especialistas, ya que “tan sólo el 20% de los hombres que la sufren consulta su problema con el médico”, indica.

“A ningún hombre le gusta contar sus problemas sexuales por ahí. Esa angustia o pérdida de confianza produce un empeoramiento de la disfunción eréctil”. “Tardan meses o años en visitar a un experto, por falta de información fiable, desconfianza, miedo o porque se convencen de que lo suyo ya no tiene remedio”.

El 10% de los varones menores de 50 años, un 35% de los de entre 50 y 70 años y más del 50% de los mayores de 70 años sufre disfunción eréctil”

“Otros buscan soluciones paralelas a través de amigos o de internet y se automedican de forma poco eficaz”. Es posible que entre los que se sumergen en la Red últimamente se hayan topado con una prótesis nueva, aún en vías de desarrollo, consistente en un exoesqueleto de aleación de níquel y titanio (bautizado como Nilitol) que se coloca en la base del pene mediante cirugía.

Este material es extremadamente flexible y, a través de la temperatura corporal, el implante se mantiene flácido a la temperatura normal del organismo, pero se extiende y se mantiene rígido con la recepción de calor “sin necesidad de recurrir a ninguna bomba o depósito”, explican los investigadores del departamento de Urología de la Universidad de Wisconsin-Madison que lo han desarrollado.

La prótesis consiste en un exoesqueleto de aleación de níquel y titanio

La prótesis consiste en un exoesqueleto de aleación de níquel y titanio

Por ahora los estudiosos administran el calor que el Nilitol necesita para mantener una erección a través de un mando a distancia. El invento está funcionando en las pruebas mecánicas que han llevado a cabo, pero consideran que aún hay camino por recorrer y hasta dentro de diez años no calculan ver su creación en el mercado.

El doctor Miret i Serra desconfía, por ahora, de soluciones como el Nilitol. “No han descubierto nada nuevo, han perfeccionado una tecnología que se está estudiando en los últimos años, pero existen soluciones para la disfunción eréctil más sencillas y menos costosas”.

“A ningún hombre le gusta contar sus problemas sexuales por ahí. Esa angustia o pérdida de confianza produce un empeoramiento de la disfunción eréctil”
PERE MIRET I SERRA
Director médico del área de Andrología de la Clínica Masculina Europea

“Cualquier disfunción eréctil es tratable, eso no quiere decir que sea reversible. Se busca mejorar en lo posible la capacidad de erección y ese logro va a depender tanto del tratamiento médico como de la actitud y las expectativas del paciente”, asegura.

Es un trastorno o disfunción sexual con entidad propia, no siempre es la consecuencia de unos meses de estrés o de preocupaciones excesivas. “Los malos hábitos y las enfermedades crónicas son factores fundamentales en el inicio, desarrollo o empeoramiento de la disfunción eréctil”. “Y siempre hay un componente psicógeno-emocional y otro orgánico, que son las dos esferas que el profesional debe valorar”.

El implante se mantiene flácido a la temperatura normal del organismo, pero se extiende y se mantiene rígido con la recepción de calor sin necesidad de recurrir a ninguna bomba o depósito
El implante se mantiene flácido a la temperatura normal del organismo, pero se extiende y se mantiene rígido con la recepción de calor sin necesidad de recurrir a ninguna bomba o depósito (Otras Fuentes)

“Un implante siempre es factible, pero no es una solución ni aceptada por el paciente ni recomendada inicialmente por ningún médico especialista”, advierte el experto. Por este motivo, prefiere recurrir a soluciones menos invasivas.

Remedios como “fármacos por vía oral o sublingual, hormonas, aplicaciones intracavernosas de sustancias vasoactivas (inyecciones en el pene), aplicaciones intra-uretrales, ondas de choque o dispositivos mecánicos. También psicoterapia en los casos en que es preciso y, en última instancia, proponemos cirugía o prótesis de pene”.

“Cualquier disfunción eréctil es tratable, eso no quiere decir que sea reversible”

PERE MIRET I SERRA

Director médico del área de Andrología de la Clínica Masculina Europea

LA VANGUARDIA

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.