“¡Planta parada, planta entregada al pueblo! (…) Ustedes me van a ayudar a recuperar todas las plantas paralizadas por la burguesía”.

Esas fueron las palabras del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una concentración popular que se llevó a cabo este sábado en Caracas.

El mandatario ordenó tomar las fábricas y plantas que hayan parado su producción y amenazó con encarcelar a sus dueños.

El objetivo, señaló, es contrarrestar la profunda crisis económica que vive el país recuperando los medios de producción.

Este viernes Maduro extendió la emergencia económica por 60 días más, lo que le da poderes especiales para suspender el orden constitucional y garantizar el funcionamiento de la economía.

Expresó también que esta figura del Estado de Excepción era necesaria para“combatir las fuerzas de agresión extranjeras”.

La prórroga del estado de excepción en teoría debe ser aprobada por la Asamblea Nacional, que está controlada por la oposición desde hace 5 meses.

Pero aunque sea rechazada por la Asamblea, como ocurrió en enero cuando inició el estado de emergencia, el presidente puede aprobarla a través del Tribunal Supremo de Justicia, que es considerado afín al ejecutivo.

La oposición calificó la prórroga como un “autogolpe porque ha ignorado al Parlamento”.

Maduro no detalló si espera pasar el decreto de prórroga por la Asamblea Nacional.

Siga leyendo en BBC.COM 

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.