La clase política estadounidense reaccionó al ataque ejecutado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido el viernes en la madrugada contra Siria, y aunque en general aprueban la operación, algunos consideran que fue insuficiente puesto que no evita el uso de armas químicas en el futuro.

“El ataque fue proporcional y justificado, pero no tenemos una estrategia global y profunda para lidiar con Siria”, señaló ayer la senadora Susan Collins en entrevista con ABC News.

La republicana, que forma parte del Comité de Inteligencia del Senado, reconoció que la situación en Siria es un asunto difícil, pero defendió la necesidad de encontrar una solución a largo plazo para impedir que el gobierno de Bashar al Assad pueda volver a usar armas químicas, tal como ha hecho en 15 ocasiones, según dijo.

La también senadora republicana Joni Ernst coincidió y dijo al canal NBC que Estados Unidos debe asegurarse de que Al Assad, al que tildó de criminal de guerra, no vuelve a recurrir al uso de armas químicas.

Incluso desde el Pentágono reconocieron ayer que el lanzamiento de 105 misiles a 3 centros presuntamente vinculados al programa de armas químicas de Al Assad, cercena la posibilidad de nuevos ataques ilegales pero no garantiza que se puedan volver a producir.

Al Assad denunció una campaña de falacias y mentiras contra su país por Estados Unidos y sus aliados ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

“La agresión tripartita con cohetes contra Siria estuvo acompañada de una campaña de falacias y mentiras en el Consejo de Seguridad por parte de los mismos países agresores contra Siria y Rusia”, indicó Al Assad en reunión con una delegación parlamentaria rusa en Damasco.

Señaló: “Esto prueba que Rusia y Siria no solo libran una batalla contra el terrorismo, sino también para proteger la ley internacional basada en el respeto a la soberanía de los Estados soberanos y la voluntad de sus pueblos”.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió ayer que nuevos ataques de las potencias occidentales contra Siria provocarían caos en las relaciones internacionales, luego del ataque coordinado de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Putin subrayó en conversación con su homólogo iraní, Hasan Rohani, que tales acciones violan la Carta de Naciones Unidas.

A su vez, Rohani aseguró: “Estados Unidos y algunos países occidentales no quieren estabilidad en Siria”.

Añadió que los bombardeos contra ese país árabe no deben quedar impunes, pues crearán inestabilidad en los ámbitos internacional y regional.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró que el bombardeo no supone una declaración de guerra al régimen de Bashar al Assad, sino una defensa del derecho internacional y de las resoluciones de la ONU.

Investigación. Los científicos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas comenzaron a investigar el ataque químico que motivó los bombardeos occidentales contra el régimen sirio.

Los expertos de la organización con sede en La Haya llegaron a Damasco horas después de los bombardeos con el objetivo de indagar lo ocurrido el 7 de abril en Duma, al este de la capital.

Las potencias occidentales sostienen que hubo un ataque en el que se emplearon cloro y gas sarín y que mató a decenas de personas.

El viceministro de Exteriores sirio, Ayman Susan, dijo: “Dejaremos al equipo que haga su trabajo de forma profesional, objetiva, imparcial, y lejos de cualquier presión. Los resultados de la investigación revelarán las alegaciones mentirosas”.

El dato

Washington anunciará hoy nuevas sanciones contra Rusia por el uso de armas químicas por parte de tropas del gobierno sirio, apoyado política y militarmente por Moscú, dijo la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Haley. Estados Unidos ya tomó diversas medidas punitivas contra Moscú.

EL NACIONAL

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here