Luego de una decisión inesperada, España tiene un nuevo presidente. Este viernes el congreso aprobó la designación de Pedro Sánchez, actual secretario general del Partido Socialista Obrero Español (Psoe), como jefe de gobierno de ese país, en sustitución de Mariano Rajoy, quien abandonó la Moncloa (como se conoce a la sede del ejecutivo ibérico) salpicado por un escándalo de corrupción que involucra a miembros del Partido Popular (PP), del cual es militante.

La remoción de Rajoy ha traído consigo múltiples interrogantes en relación a la postura de la nueva administración con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, especialmente porque la nación europea ha jugado un papel fundamental en el levantamiento de sanciones a funcionarios venezolanos, acusados de ser responsables de la crisis humanitaria que enfrenta el país.

Para Emilio Figueredo, abogado y exembajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), este cambio presidencial forma parte de una “jugada política” que no comprometerá las relaciones internacionales de España, pues el Psoe no cuenta “con una mayoría suficiente para gobernar”.

“No creo que cambien las relaciones porque son políticas de Estado y este nuevo gobierno de Pedro Sánchez no tiene mayoría en las Cortes Generales del Parlamento español (…) cualquier cambio de línea seguramente sería opuesto por el PP o Ciudadanos”, dijo el jurista consultado por Caraota Digital.

Lea también: ¿Por qué cayó Rajoy? Claves para entender la decisión española

Además, actualmente “el problema venezolano” no se encuentra entre las prioridades de Sánchez, afirmó Figueredo, quien cree que España deberá afrontar una situación interna bastante complicada bajo las riendas de un gobierno minoritario en el Parlamento.

Por su parte, Carlos Luna, internacionalista y profesor de Universidad Central de Venezuela (UCV), señaló que está por verse que influencia pueda tener en las políticas de Sánchez José Luis Rodríguez Zapatero, quien también fue secretario general del Psoe y mandatario español, y que ahora funge como factor mediador entre el gobierno de Maduro y la oposición venezolana.

“Puede ser que haya un efecto diferenciador entre lo que fue la gestión de Mariano Rajoy y el PP en términos generales”, además, “hay que tomar en consideración con quién hizo Pedro Sánchez alianzas para permitir el voto de censura a Mariano Rajoy”, indicó el especialista a Caraota Digital en virtud del apoyo de Pablo Iglesias, líder del partido Podemos, a esta iniciativa en el Congreso.

El secretario general del PSOE Pedro Sánchez, saluda al líder de Podemos Pablo Iglesias, en el hemiciclo del Congreso tras el debate de la moción de censura presentada por su partido / Foto: EFE

Recordó que Iglesias “siempre ha sido un aliado” de la llamada “revolución bolivariana”,primero con el fallecido presidente Hugo Chávez y luego con el mandatario Nicolás Maduro. A mediados del año 2016, la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional (AN) comenzó una investigación contra Iglesias por la presunta financiación de Chávez a su tolda política por un total de 7 millones de euros.

Figueredo, entre tanto, considera que cualquier modificación de políticas hacia Venezuela no contaría con el apoyo de la Unión Europea. El pasado lunes, los países miembros del organismo continental acordaron adoptar nuevas sanciones contra el gobierno venezolano, en respuesta a los comicios presidenciales realizados el 20 mayo, los cuales calificaron de “no creíbles”.

“Es posible que se pueda hacer lobby y buscar una mediación mucho más cercana y directa entre el gobierno español y venezolano que pueda hacer que baje un poco la presión, pero no que se reviertan las sanciones”, remarcó Carlos Luna.

CARAOTA DIGITAL

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here