Entre proteger y evacuar, las islas caribeñas de San Martín y San Bartolomé, ya devastadas por el paso de Irma, se preparaban en una carrera contrarreloj ante la llegada del huracán José, que interrumpirá las labores de rescate.

Se espera que José, cuya intensidad aumentó a nivel 4, pase el sábado por la noche a 100 km al norte de San Martín, ya destruida al 95% por Irma, que el sábado llegó a Cuba, antes de alcanzar Florida el domingo.

En San Martín y San Bartolomé, donde se decretó la alerta roja por ciclón, el paso de José comportará “olas potentes, cuyos puntos más bajos alcanzarán entre 6 y 8 metros, fuertes lluvias tormentosas y ráfagas de viento de hasta 130 o 150 km/h”, según la agencia meteorológica francesa Météo France.

José amenaza con paralizar las comunicaciones aéreas, mientras que las marítimas ya están suspendidas. Un rompecabezas para los equipos de rescate, que tratan de retirar agua y de acercar a los habitantes de esas islas víveres y materiales.

Escombros peligrosos

La isla franco-holandesa de San Martín, de 70.000 habitantes, está repleta de residuos, trozos de chapa, chatarra y vegetales, indicó un periodista de la AFP sobre el terreno. Unos escombros que podrían transformarse en “proyectiles capaces de herir o matar” al paso de José, declaró al diario NRC el comandante de la marina holandesa, Peter Jan de Vin.

Es “ilusorio” creer que San Martín pueda estar correctamente preparado para la llegada de José, afirmó.

Saqueos

Y, para acabar de rematar la situación, tampoco se podía garantizar la seguridad en todas partes, confió el viernes por la noche en San Martín el mayor Mertz. “No conseguimos mantener la seguridad en todos los puntos”, afirmó.

Militares franceses y holandeses patrullaban por las calles, aunque varios testigos informaron que varias tiendas habían sido desvalijadas. En la parte francesa, 11 personas fueron arrestadas por saqueos, según los gendarmes.

“El ambiente es siniestro. La gente circula armada”, dijo el comandante Jan de Vin.

Según el ministerio francés de Interior, se enviaron más de 1.100 personas de refuerzo para las dos islas, incluyendo 300 bomberos, 384 gendarmes, una treintena de miembros del personal médico y decenas de ingenieros.

Las autoridades prevén esperar a que pase José para distribuir agua y alimentos. Mientras tanto, “ya se distribuyeron 3.000 raciones alimentarias” y “100.000” más serán distribuidas, indicó el sábado Jacques Witkowski, director general de la división de seguridad civil y gestión de crisis (DGSCGC).

GLOBOVISIÓN

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here