Son los pequeños que lucen más estéticos en el plato y aportan al organismo las mismas vitaminas y minerales que los de su tamaño tradicional. Su tierno sabor puede seducir hasta el paladar más exigente y sirven para acompañar cualquier receta salada.

Nos referimos a los vegetales “baby”, miniaturas que empezaron a utilizarse en restaurantes de Europa y luego se extendieron a otros continentes, según explica el asesor gastronómico Joel Ureña.

Tomates cherry, zanahorias, berenjenas, maíz, espinaca, rúcula, lechuga, colifor entre otros, son los pequeños vegetales que se pueden agregar a un plato de pasta, pescado, arroces o simplemente comerse solos.

“Estos vegetales tienen mayor sabor y son más suaves; también, aportan mucho a la decoración y presentación de un plato porque se ven más llamativos”, así lo asegura Nelly Guerrero de Castillo, maestra de Alimentos y Bebidas en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña.

Pero estas hortalizas tienen otras ventajas: son muy jugosas y como se cuida su producción tienen un aspecto apetecible, expresa Almudena Villegas Becerril en el libro “Preelaboración y conservación de vegetales y setas”.

De acuerdo a la autora, estas hortalizas, por su pequeño tamaño, son delicadas y frágiles , y por ello tienden a deteriorarse con facilidad.

Señala, además, que a la hora de elegir estos vegetales hay que tomar en cuenta que estén enteros, firmes y suaves y que no tengan humedad. Aunque, observa, esto último es difícil de comprobar si vienen en cajas o bolsas.

Aunque en el país no se encuentran en todos los supermercados y son más costosas que las de tamaño tradicional, dice Guerrero, hay que tener pendiente que estas hortalizas añaden diversión al plato y permiten jugar con la imaginación para su presentación, sobre todo si se prepara para niños.

¿Cómo se cultiva?

Para lograr el tamaño de los vegetales “baby” existen varias técnicas.

En el libro “Preelaboración y conservación de vegetales y setas”, Rafael Cristóbal Rubio Fernández asegura que el cultivo más común es “la denominada siembra de alta densidad, acompañada de un tratamiento de fertilizantes nitrogenados”.

Recetas

Ensalada de espinaca (del libro La dieta de 17 días, de Mike Moreno)

Ingredientes:

4 hojas de espinacas “baby” (su sabor es menos amargo que la normal)

Cebolla, pepinos y tomates al gusto.

2 cucharadas de queso feta bajo en grasa, en trocitos

1 cucharada de aceite de oliva o de linaza

2 cucharadas de vinagre balsámico

Preparación:

Coloque una cantidad grande de hojas tiernas de espinaca en un plato. Cúbralas con la cebolla, pepinos, tomates y queso feta. Rocíe una cucharada de aceite de oliva o linaza, mezclada con dos cucharadas de vinagre balsámico. Sazone al gusto. Rinde para una porción.

Filete de pescado a la parrilla con vegetales “baby” salteados (receta del chef mexicano Alfredo Oropeza)

Ingredientes:

1 pieza de filete de pescado

1 cucharada de especias

1 cucharada de aceite de oliva

1 pizca de sal

1 pizca de pimienta

1 cucharadita de mantequilla

3 piezas de zanahoria

3 piezas de calabaza bonetera

3 piezas de calabacita

1 pieza de diente de ajo

Preparación

Sazone el pescado con las hierbas, aceite de oliva, sal y pimienta. Lleve al honor precalentado y dele tres minutos por un lado y tres por el otro. Cuando se haya medio cocinado termine la cocción en un horno eléctrico. Unte un poco de mantequilla al final para mantener el pescado húmedo.

Blanquee los vegetales en agua caliente y escurra, en un sartén caliente coloque el ajo junto con las hierbas, cuando suelten su aroma agregue los vegetales y saltee. Sirva el pescado con los vegetales y si desea le puede agregar una guarnición. ((Se trata de los vegetales “baby”, miniaturas que son ricas en vitaminas y minerales al igual que los de tamaño tradicional.

LISTIN DIARIO

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here