A sus 54 años, Ray Woodhall quiso demostrar su buen estado físico y en una reunión con sus amigos decidió participar en seis partidos que se jugaron de forma consecutiva. La historia se hizo viral en la red social Facebook.

Tras un sobrecargado esfuerzo, Woodhall sufrió las consecuencias de 27 infartos que pudieron ocasionarle la muerte y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades.

Los médicos confirmaron de que Ray Woodhall estaba sufriendo un ataque al corazón cuando llegó al hospital de una ciudad de Inglaterra.

Para mantenerlo con vida los médicos decidieron colocarle dos estents (prótesis intravascular), un tratamiento que no garantizaba que funcione en un cien por ciento, pues Woodhall sufrió un total de 27 infartos en el hospital.

“Morir fue como quedarse dormido”, indicó Ray Woodhall luego de sobrevivir a estos 27 ‘sustos’ y ahora tendrá que pasar seis meses en cuidados para que su recuperación sea completa.

Según indica Woodhall, los partidos de fulbito que jugó duraron 10 minutos cada uno y que él y sus compañeros lo jugaron caminando, una práctica que se está haciendo tradicional en adultos mayores en Inglaterra.

LA REPÚBLICA

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.