Al saborear un plato –salado o dulce-que despierta emociones, añoranzas, buenos recuerdos, y además compartiendo en un lugar especial, lleno de buena vibra y en la mejor compañía, la satisfacción es total. Esta es la calidad que durante 20 años ha ofrecido Café Olé.

Es que Café Olé está hecho por amigos, para sus amigos y los amigos de sus amigos. Y para continuar con esta tradición, innovamos con nuestra nueva línea de postres. Nos basamos en la frescura de las frutas tropicales, que nos recuerdan nuestras raíces, en combinación con el chocolate elaborado con el mejor cacao del mundo: nuestro cacao venezolano.

En mousses la delicada de guanábana, la alegre de mango y coco, y la regia y elegante de chocolate amargo y moras. Una variedad de eclairs suaves, ligeros y sutiles; de parchita, de coco, de caramelo y, algo especial y muy venezolano, de Ponche Crema. Nuestra versión del clásico americano Red Velvet y, por supuesto, la famosa y única Torta Olé, la torta Crunch, de zanahoria y las cheese cakes de chocolate, arequipe y guayaba. ¿Recuerdas el pie strausel? ¿los brownies, profiteroles, croissants, tartaletas?

Además de los reconocidos dulces de Café Olé, está la bollería, preparada con la mejor mantequilla venezolana, proveniente de la hacienda de búfalos “La Guanota”, gracias a la que se ha logrado hojaldres crujientes, aireados, con cuerpo y delicadeza.

 

Comentarios de Facebook

Deja un comentario