Numerosos casos pueden constituirse en curiosidades desde la eventualidad de que, por carecer de una lógica para que ocurra, sin embargo suceden. En ocasiones hasta lo mas obvio puede constituirse en un caso curioso digno de ser narrado.

Aquellos que ya no tenemos una visión perfecta comprendemos cuán sorprendentes y prácticas pueden ser las lentes de contacto, especialmente cuando se trata de un estilo de vida activo. Pero en algunos casos, en lugar de facilitar nuestras vidas, pueden causar molestias.

En casos muy raros, esas molestias van más allá de los ojos secos o las infecciones oculares: en realidad pueden quedar incrustadas en el párpado, todo sin que lo sepas.

Eso es lo que le sucedió a una mujer de 42 años de Dundee, Escocia, que recientemente acudió a su médico para que le revisara el párpado superior izquierdo, después de que se hinchara y se hubiera caído hace unos seis meses. Luego la remitieron a los especialistas en ojos del Ninewells Hospital & Medical School, quienes realizaron una serie de pruebas sobre lo que pensaban que no era más que un quiste común.

Una resonancia magnética confirmó un quiste de 6 milímetros de ancho, por lo que continuaron y programaron una cirugía para extirparlo. Sin embargo, una vez que cortaron en el área, el quiste se rompió revelando un objeto extraño. Parecía extremadamente frágil, por lo que los médicos tuvieron que tener mucho cuidado al removerlo. Después de inspeccionar cuidadosamente el objeto, los médicos confirmaron que se trataba de una lente RGP (Permeable al gas rígido).

“Durante la cirugía de escisión, se encontró un quiste encapsulado dentro del tejido blando superior al fornix superior”, escribieron los médicos en un artículo publicado en la revista médica BMJ. “No hubo signos que sugieran una lesión previa en el párpado o el tarso”. Al retirarlo, el quiste se rompió y se extrajo una lente de contacto dura. El cuerpo extraño era extremadamente frágil al quitarlo y manipularlo. Más tarde se confirmó que se trataba de una lente RGP “.

Pero aquí es donde las cosas se vuelven aún más extrañas. La mujer insistió en que no había usado ese tipo de lentes de contacto durante décadas, y no tenía idea de cómo podría haberle entrado en el ojo. Sin embargo, durante el interrogatorio, la madre de la mujer recordó que había sido una ávida jugadora de bádminton cuando era adolescente, y que una vez le había golpeado con un volante de bádminton en el ojo izquierdo.

“El paciente recibió un golpe en el ojo izquierdo con un volante mientras jugaba al bádminton a la edad de 14 años. El paciente llevaba una lente de contacto RGP en ese momento, que nunca se encontró. Se asumió que la lente de contacto se desprendió del ojo y se perdió “, escribieron los médicos en su artículo.

Aunque inicialmente hubo algo de hinchazón en el sitio de la lesión (que es natural, dadas las circunstancias), se redujo rápidamente; además de la aparición de un párpado caído (ptosis), el paciente y su familia tenían una razón perfecta para creer que todo estaba bien, y que la ptosis era de menor importancia.

Durante los siguientes 28 años, la lente de contacto migró al párpado de la mujer y se acomodó allí; sorprendentemente, no causó prácticamente ningún síntoma (aparte de la ptosis) hasta el año pasado. Lo que comenzó como un bulto del tamaño de una arveja hace 6 meses, rápidamente se convirtió en un quiste más grande, doloroso al tacto. Fue solo por el dolor y la hinchazón que el paciente decidió buscar atención médica, que luego descubrieron la lente de contacto perdida hace tanto tiempo.  reseña Venezuela al Día

NOTICIA AL DÌA Y A LA HORA

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here