Puede que el titular de esta nota sea un poco descabellado, pero en realidad el accidente pasó. La desafortunada fue una pasajera que viajaba en un avión desde Pekín hasta Melbourne. Todo sucedió cuando la pasajera  estaba durmiendo en su asiento. Al igual que muchos cuando viajan, la mujer se colocó los auriculares y un momento después se despertó porque “la cara le ardía”.

2001

Los audífonos eran alimentados con batería, lo que generó el pequeño estallido y el posterior incendio. De acuerdo con la víctima, tiró los cascos al piso, donde fueron apagados con nada menos que un cubo de agua por los asistentes de vuelo. El accidente le provocó varias ampollas y quemaduras en la cara, además de terminar con la cara ennegrecida.

Sin embargo, gracias a Dios las quemaduras no pasaron a mayor gravedad y todo quedó en un simple susto. En este sentido, la oficina de seguridad de Australia ha pedido a los pasajeros que tengan precaución cuando viajan con este tipo de aparatos.

Comentarios de Facebook

Dejar una respuesta

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.