Ridley Scott rodará en la vieja cárcel de Málaga, cerrada desde 2009, escenas de la película The cartel, en la que narra la lucha sin cuartel por el control del tráfico de drogas entre México y Estados Unidos. El diario Sur de Málagainforma de que la productora Scott Free convertirá el viejo penal, que fue inaugurado en 1933, en una prisión mexicana en la que estuvo encerrado el narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán hasta su primera y espectacular evasión en 2001.

Scott, el cerebro detrás de clásicos del cine como Alien o Blade Runner, ha elegido España por quinta vez para rodar una de sus películas. El cineasta llevará a la pantalla una versión de ficción de la vida de El Chapo, basada en la novela de Don Winslow, que incluye su primera fuga, en 2001, cuando supuestamente se escondió en el cesto de la ropa sucia.

Ridley Scott.

El cineasta ha recorrido durante los últimos años en varias ocasiones Andalucía en busca de localizaciones para su nuevo proyecto. El diciembre pasado visitó el penal malagueño, sito en la Cruz de Humilladero, para ver si podía servir para ambientar la cárcel desde la que Chapo dirigió todos sus negocios a pesar de tratarse de un centro de máxima seguridad. El narcotraficante se evadió de la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001, tras involucrar a más de 60 funcionarios del centro.

Sin embargo, El Cartel no llama a Joaquín Guzmán por su nombre y prefiere contar la historia de dos amigos, Art Keller y Adan Berrera, cuya vida les va separando, el primero dedicado a la lucha contra el narcotráfico y el segundo al frente del cartel de Sinaloa.

La novela cubre con todo detalle una década en el mundo del narcotráfico, del 2004 al 2014, y la crítica lo compara con El padrino de Mario Puzzo pero con una historia que transcurre al sur de la frontera estadounidense.

El País

Comentarios de Facebook

Deja un comentario